El proceso de duelo por infidelidades, ausencias , abandonos, traiciones y otros demonios..


El tema  del manejo del afecto que genera un duelo es muy importante para todos nosotros , ya que constantemente estamos expuestos a pasar por ellos. A todos nos toca en algún momento de la vida  tener que aprender el dolor de  perder o dejar ir algo que se quiere o que se quiso .

duelo-normal-patologico-algunos-tips-L-NfQQdY

El duelo es el proceso psicológico de dejar ir, de aceptar que hay que vivir sin algo que había y que actualmente se ha perdido, un período de tiempo lógico que se requiere para adaptarse a situaciones nuevas, con las ausencias de lo perdido.

Cuando pensamos en un proceso de duelo  casi siempre lo que primero que  nos viene a la cabeza es la pérdida de un ser querido que muere, pero hay muchos tipos de pérdida que lo provocan.

La pérdida de un puesto de trabajo, de la salud, de la juventud,  las pérdidas que se generan en las relaciones interpersonales, en este caso  no son las de un ser querido que muere y que no volveremos a ver, son pérdidas que se generan en la interrelación con  seres que están vivos.

Duelos por abandonos, ausencias, desencantos y traiciones.

Es el duelo por algo  que se muere “internamente”,  cuando hay algún evento traumático  que por alguna razón nos defrauda, nos lastima.  En todos los casos se trata de aprender y  que aceptar vivir de forma diferente, aunque en éstos casos lo que muere es la  ilusión, la confianza y la forma de llegar al futuro.
 
En el ámbito de las relaciones de pareja ,  cuando alguien decide ser infiel ¿qué puede estar sucediendo?

Quizá una de las razones para actuar de forma infiel está en la propia  relación de pareja , una respuesta ante  sentimientos de que se  ha muerto cierta pasión,  o de que algo ya se ha” apagado”, ante la dificultad o  incapacidad de verlo y afrontarlo con la pareja de alguna manera,  se busca encontrar éstos sentimientos en otra u otras relaciones.

Una nueva aventura puede  hacer  pensar en revivir la sexualidad y la posibilidad de sentir nuevamente.

Lo cual es solo una hipótesis para negar lo que no va bien  en la primera relación.

Desde ésta óptica podría entenderse  como una forma , casi  siempre no consciente, de negar el duelo, de no pasar por él,   un intento  de pasarlo “sin sufrir”, en definitiva un “mal parche”.
 
Cuando la noticia llega a la pareja traicionada deviene una catástrofe y la respuesta a la pérdida de la idea de “pareja perfecta”, de ese otro que amaba incondicionalmente, de la promesa de que vivirán juntos “hasta que la muerte los separe” , de que alguien nos”haga feliz” o  “de hacer feliz a alguien”…todo se viene abajo estrepitosamente.

Con el peso añadido  que suponen los  mitos  y mandatos que , en muchos casos,  se imponen desde lo social , casi sin que nos demos cuenta, como el del “amor romántico”,  que nos pueden dificultar enormemente la búsqueda de soluciones, de nuevas formas y fórmulas de relacionarnos y comunicarnos.

Quizá nadie aparece en la Tierra con la única finalidad de ser nuestra “media naranja” y  ” hacernos” felices , se trata de ser capaz , antes que nada  , de ser   feliz un@ por si mism@ ,

de encontrar el sentido y el sentirnos viv@s por y en  nosotr@s mism@s.

Y  luego  claro que  puede estar muy  bien  encontrar  compañer@  de viaje,  compartir . Pero que alguien venga a darle sentido a nuestra vida y a hacernos felices, o que nos impongamos ese papel puede resultar una losa demasiado pesada.

Se trata  pues del duelo por la muerte  de un ideal de perfección ,  de cómo se mata la idea de un héroe o heroína  para aceptar el duelo,

y sobre todo:  de colocar  al otro u otra  en el lugar de una persona corriente,con sus dificultades, sus virtudes y defectos ,  lo cual puede resultar muy  saludable  y sanador.

Este proceso de aceptación de lo perdido puede ser  muy doloroso y  prolongado.  
 
El duelo es la lucha interna entre querer estar con él o ella o no estar, sin poder determinar claramente cuál sería la mejor forma de vivir.

Es la ubicación de que por lo pronto hay que seguir adelante sol@ y hay que hacerlo bien. 

Es un duelo por una persona viva  lo que hay que superar.

 

Muchas veces el cuerpo lo sufre simultáneamente y  se podrá enfermar, tener pequeños accidentes,  perder cosas, estar distraíd@, no dormir, estar inapetente o todo lo contrario, querer estar sol@,  estar enfadad@ , llorar ,  son distintas formas de vivir la tristeza.

Poco a poco.. hasta conciliar el presente con las pérdidas internas.

Con un poco de ayuda se puede salir bien de este proceso !! con un poquito de autoayuda y de tu red de apoyo social,  la herida irá sanando.

Si  crees que te está costando demasiado tiempo y sufrimiento , no cuentas con apoyo de personas cercanas o estás teniendo dificultades de adaptación  en otras áreas de tu vida, relaciones sociales,  familiares , laborales ,con tu salud , es posible que el duelo se vuelva patológico

 entonces es muy importante que busques ayuda profesional. 

 
Las parejas tienen sus propias reglas y el amor sus propias enfermedades y la infidelidad  es una de ellas.

Dejan de doler aunque no se olvidan.

La memoria tiene  una  función positiva  : es la sentencia a llevar el recuerdo y acomodarlo para que sea una nueva herramienta en las próximas relaciones que se tendrán, o en la misma ,si se logra salvar el infortunio.  Se requerirá de nuevas formas de comunicarse y relacionarse  , de  nuevos contratos aunados a la aceptación de que las cosas no pueden volver a ser como antes,  serán diferentes,  y pueden llegar a ser mejores  ,  con la voluntad completa de los integrantes que desean rehacer lo dañado, lo que mereció una profunda reflexión y un proceso de  duelo elaborado sanamente.

 

Relacions-humanes