¿qué son los trastornos de la personalidad?


¿Qué son los trastornos de la personalidad?

Es innegable la dificultad que presenta la delimitación teórica del concepto de “trastorno de la personalidad” y, sin embargo, lo inaplazable que resulta para el trabajo clínico la posibilidad de contar con criterios para su diagnóstico y tratamiento.

La personalidad, es el conjunto de rasgos de comportamiento, pensamientos y sentimientos que caracterizan a cada individuo y que persisten a lo largo de la vida,un patrón complejo de características psicológicas profundamente enraizadas, en su mayor parte inconscientes y difíciles de cambiar, que se expresan de forma automática en casi todas las áreas de funcionamiento del individuo.

Nuestra personalidad es el resultado  de una historia única de transacciones entre factores biológicos (temperamento, constitución  genética) y contextuales (vida intrauterina, ambiente familiar, papeles sociales, cultura, situación socioeconómica),   

   

                      una historia única:    nunca antes había existido y jamás se repetirá..

 

13450941_1085040251650203_4855611164612186507_n

Los trastornos de personalidad son una red compleja de perturbaciones emocionales, afectivas, motivacionales y sociales.Las causas  exactas se desconocen, si bien se cree que factores genéticos y ambientales están relacionados 

De acuerdo a las clasificaciones de los manuales, son un grupo de afecciones mentales que hacen que las personas  tiengan  un patrón poco flexible y  prolongado de comportamientos, emociones y pensamientos .

Hablamos pues de trastornos de la personalidad, cuando los problemas de una persona parecen estar causados principalmente por factores relacionados con su personalidad , cuando sus rasgos  de carácter resultan  desadaptativos , llegando a provocar su propio sufrimiento y el de los demás. 

Cada persona enfrenta los problemas de manera diferente. Unas buscan la ayuda , otras asumen que pueden manejar los problemas por sí mismas, hay quienes minimizan los problemas, mientras que algún@s los exageran, pero casi tod@s probamos diversas formas de resolver problemas, hasta que acertamos.

En cambio, quienes padecen trastornos de personalidad, suelen ser más rígidos , tienen mas dificultades para  adaptarse a la realidad y su capacidad de resolución disminuye. 

 

Por esto son propensas a tener problemas en sus relaciones sociales, familiares y en el trabajo. Generalmente no  son conscientes de dónde está la dificultad, y a veces acuden a  psicoterapia, con la idea de que sus conflictos se deben solo a causas externas, a otras personas,  a una crisis o situación puntual estresante.

Hablamos de trastorno únicamente  cuando estos comportamientos interfieren con la capacidad de la persona para desempeñarse en las relaciones interpersonales, en el trabajo y  en otros contextos significativos.

 

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, (DSM)reconoce  diez trastornos de personalidad:

 

2929268_640px

Trastorno de la personalidad antisocial.

Trastorno de la personalidad  fóbicos  o por evitación.

Trastorno límite de la personalidad.

Trastorno de la personalidad dependiente.

Trastorno histriónico de la personalidad.

Trastorno narcisista de la personalidad.

Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva.

Trastorno de la personalidad paranoide.

Trastorno esquizoide de la personalidad.

 

Sin embargo, éstas clasificaciones no representan la única forma de conceptualizar la cuestión,.

 

En el modelo de Millon, se entienden la “normalidad” y la “patología” como conceptos relativos, como puntos representativos dentro de un continuo, no como categorías nominales discretas (Millon, 2002).

No hay una línea divisoria tajante entre las dos.

 

La personalidad ” normal” y la patológica ,comparten los mismos principios y mecanismos de desarrollo; las personalidades del mismo tipo, sean normales o patológicas, son esencialmente las mismas en cuanto a los rasgos básicos que las componen.

La diferencia fundamental es que las personalidades” “normales”” son más flexibles cuando se adaptan a su entorno, mientras que las personalidades con trastornos muestran conductas mucho más rígidas y muy poco adaptativas.

Quiero destacar que el Manual establece  categorías diagnósticas , y que personalmente no me siento muy cómoda con ellas , y , por supuesto, que nadie encaja ni cumple todos los parámetros  para ser diagnosticado o “etiquetado”.

 

Podríamos decir  en todo caso, que  los trastornos existen “sobre el papel”, en la realidad existimos personas individuales , singulares y únicas.

 

Las personas reales variamos, no sólo en el grado en el que nos  aproximamos a cada ” prototipo” de personalidad, sino también en el grado en el que las restricciones en cada ámbito de nuestra personalidad moldea nuestro comportamiento general,   variamos en la peculiar forma de expresión de cada uno de nosotros y en distintos momentos de nuestra vida, no somos un a realidad estática.

Por otra parte,  en  la expresión de esas  distintas categorías de  TDP,  si encontramos algunos factores comunes, que podemos identificar.

Algunos autores, por ejemplo, desde hace mucho tiempo vienen  dando entidad singular a la “Dependencia Emocional” y la tiene, pero también  es algo muy frecuente en la patología borderline,   y en otros trastornos , no es exclusiva de un  TDP.

Otros factores comunes podrían ser el  déficit de afectividad interna,  una pobre autoestima ,  una imagen inconsciente deformada del self( si mismo) , de las relaciones interpersonales ,  del mundo como hostil ,  son elementos  comunes a los distintos trastornos,  y también pueden aparecer,  juntos ,separados , en distintos momentos de la vida, en las distintas personas, y sin que tengamos que hablar necesariamente de trastorno.

 

Todos podemos sentir  miedo, angustia, suspicacia, en algún momento de nuestra vida . 

 

La  consideración de los trastornos de personalidad como categorías puede hacer que se solapen muchos criterios diagnósticos,  pueden coexistir dos o más  en una persona,  los mecanismos de defensa desplegados tampoco  son exclusivos de ninguno, aunque  si puedan prevalecer algunos en cada trastorno y persona.

 

 Desde un punto de vista psicodinámico,  las experiencias tempranas con las figuras de apego, alguna vivencia de frustración,  abandono etc.,  pueden  estar en la génesis de estos trastornos, y  haber sido un obstáculo o impedido que la  personalidad se desarrolle adecuadamente.

 

En consecuencia las personas pueden acabar sufriendo un desajuste , inadaptación, presión psicológica, ansiedad o tensión. Estos patrones generalmente comienzan a manifestarse  en la adolescencia, pero eso no significa que surjan en ese momento, que aparezcan de la nada, o se produzcan de un día para otro.Las  afecciones varían de leves a graves , los síntomas varían ampliamente dependiendo del tipo de trastorno ,y de la persona.En general, los trastornos de la personalidad involucran sentimientos, pensamientos y comportamientos que no se adaptan a un amplio rango de escenarios.

 

Las personas con estas dificultades  no suelen buscar tratamiento por su cuenta desde los primeros síntomas, sino que  tienden a buscar ayuda una vez que su comportamiento ha causado problemas graves en sus relaciones personales, en sus trabajos, cuando  están luchando con otro problema , como un trastorno del estado anímico, o  una adicción, y ,a veces ,  atendiendo a la petición de personas significativas en sus vidas.

 Aunque lleva tiempo tratar los trastornos de personalidad, hoy podemos decir,  que ciertas formas de psicoterapia son efectivas, y que, en  algunos casos, los medicamentos son un complemento  imprescindible para tratar algunos síntomas, pero  no ” modifican” la personalidad, esto es algo que me gustaría dejar especialmente claro :

 

 no  hay ningún medicamento que actúe “sobre” la personalidad,  y además no se trata de eso.

De la misma forma que no hay un tratamiento para  cambiar el color de los ojos, no se trata de  encontrar una pastilla que cambie la  personalidad( ni falta que hace) , pero si podemos actuar de forma efectiva  sobre  algunos síntomas que    generan conflictos,  malestar o sufrimiento, como la impulsividad, la ansiedad,  la depresión, el insomnio, etc.

Así la medicación , junto a la psicoterapia nos ayudan a conseguir una forma de estar , de relacionarnos,de interpretar  y afrontar la realidad  mas adaptativa y saludable.

 

 No obstante, para considerar el padecimiento como un trastorno de personalidad, en cualquiera de sus tipos, existen ciertos criterios generales que pueden ayudar,  y que  tienen que evaluarse cuidadosamente mediante  entrevistas psicológicas personalizadas,  criterios generales  que aplicaremos,  pero  sin olvidar que cada persona es especial y única, con su  personalidad ,sus formas de expresión ,  sus necesidades y sus capacidades ,

Nadie encaja en las etiquetas de un manual ,  cada proceso de psicoterapia es  un camino  único.

 

 A manera de orientación, puedo decirte que si tu comportamiento te provoca conflictos contigo mismo, con tu trabajo, con tu familia, con tu pareja,  con las  relaciones en general, es recomendable  que busques algún tipo de ayuda .

Nuestra tarea como psicoterapeutas es unir el patrón integracionista que caracteriza a cada persona y , en función de él , seleccionar los objetivos y las formas de tratamiento que representan óptimamente esa singularidad.

Las terapias integracionistas son fundamentales en los TDP, debido a las propiedades del propio constructo de personalidad.Así los conceptos de prototipo y estilo cobran especial relevancia , ya que indican que una misma intervención puede tener resultados distintos en función de las características idiosincráticas da cada persona.

 

Es determinante diseñar un tratamiento específico para cada un@ , en función de su evaluación y nunca  perder de vista  sus rasgos y patrones específicos e individuales.

 

amanda-_cass_48

La psicoterapia se basa fundamentalmente en la conversación privada y personalizada entre el  o la paciente y la psicóloga.Si piensas que algunos rasgos de tu personalidad te están afectando en una o varias áreas  de tu vida, es conveniente que busques ayuda profesional.