¿por qué el orden físico puede conducir al orden mental?


Por qué el orden físico conduce a un orden mental?

 

 

Una vez mas , las culturas orientales nos llevan miles de años de ventaja.

Así como la teoría de la Medicina en el mundo occidental no ha tenido demasiado en cuenta , hasta hace relativamente poco ,  los factores psicosociales en la etiología  de las enfermedades,  haciendo una clara distinción entre enfermedades mentales y del cuerpo, tampoco se ha tenido muy presente  la influencia mutua entre el ambiente y las personas

Hoy en día, el pensamiento psicosomático trata de superar visiones parciales y abstracciones reduccionistas, buscando la integración de manifestaciones biológicas y sociales en una comprensión unitaria de las personas.

Las personas  y nuestro entorno físico estamos influyéndonos  continuamente.

En la práctica del  Feng Shui , por ejemplo, es muy importante observar si existe limpieza, orden, claridad o lo que se llama un ” vacío adecuado”. Colocar cosas precipitadamente , sin llevar a cabo una clarificación previa del lugar , puede suponer potenciar el caos latente, abriendo paso a la amplificación de aspectos no equilibrados o negativos.

Sin embargo, a pesar de que en general sabemos que el desorden nos conduce a estados de estrés, ansiedad y cansancio, no es sencillo mantenerse constante en esto de la organización. Afortunadamente, este pensamiento se ha transformado radicalmente con el aterrizaje de Marie Kondo,

La japonesa ha revolucionado a millones de personas con su método , un sencillo y eficaz sistema para mantener ese orden de forma definitiva. Y no resulta nada frívolo ayudarnos de sistemas y de personas de apoyo, tal y como lo hacemos  en otras áreas de nuestra vida

Estamos proyectando fuera cómo nos sentimos por dentro y a la vez el entorno nos afecta,  un entorno ordenado transmite paz, calma, orden, claridad… y puede ayudarnos a centrarnos , a focalizar para  cumplir cualquier objetivo, porque llega un momento en que la  cabeza está ordenada, la mente  por fin está en calma.

Algunos procesos pueden ir  “de fuera hacia  dentro”,  así como  no necesitamos un estado de relajación para respirar despacio y profundamente, sino que podemos llegar a la relajación a través de la respiración, podemos ordenarnos por dentro, ordenando primero la disposición de las cosas en nuestro espacio.

Una cosa lleva a la otra.

 

Por eso un  primer paso para encontrar la paz interior puede ser mantener ordenado el espacio que nos rodea.

Si ordenas tus cosas, ordenarás tu mente. Esta es la frase que podría resumir la filosofía de Marie , quien asegura que los momentos de caos, como pueden ser una ruptura, un nacimiento , una pérdida ,  son los idóneos para poner en práctica el método que recoge en sus libros-

En muchas ocasiones, para recuperar la motivación y energía , para conseguir un cambio interior, el primer paso es realizar un cambio externo.

 El orden físico puede ser este primer movimiento que nos acerque a la armonía y tranquilidad del orden mental.

Va más allá de saber dónde buscar las cosas  y encontrarlas , se trata de deshacernos de lo que no necesitamos.

Ordenar es importante, pero no lo es todo, asegura Marie Kondo.

 “Desecha todo lo que no te inspire alegría. Y recuerda que si no quieres desprenderte de algo puede deberse a dos razones: el apego al pasado o ansiedad por el futuro”, explica la escritora, que recomienda guardar únicamente las cosas que “hablan a tu corazón”.

Tirar todos esos objetos que no son necesarios y que acumulamos sin sentido es una nueva forma de mejorar nuestro estado de ánimo y deshacernos del caos.

Según la teoría del Dan-sha-ri, conocida como ‘el arte de tirar’, al elegir qué cosas deseamos tener “comienza a activarse un mecanismo psicológico que nos permite usar cosas de calidad,  cambia nuestra percepción de nosotras mismas”.

 Además, la creadora de este eficaz método, la japonesa Hideko Yamashita, asegura que las cosas tienen valor únicamente cuando se utilizan y que, para redefinirse a una misma hay que empezar por ordenar los cajones.

“No es el cariño lo que nos lleva a guardar tanta ropa, es un apego mal entendido, casi obsesivo”, para encontrar la paz mental, debemos organizar  nuestro ‘armario mental’. el desorden en nuestra casa o espacio de trabajo puede ser un reflejo de nuestro estado interno.

La mejor noticia es que se está abriendo un nuevo campo profesional, personas que nos pueden ayudar y la normalización del hecho de pedir ayuda para ésto , que puede ser un proceso terapéutico y profundamente sanador.