ADOLESCENCIA “LA PSICOTERAPIA POSIBLE”

jpg

 

En el campo del trabajo con adolescentes , creo que donde mas he aprendido,y sigo aprendiendo es en mi trabajo como educadora  con niñ@s y adolescentes ,

Sin ánimo de restar importancia a la formación académica, el  trabajo en las Residencias Infantiles y Centros de Menores,  me ha dado la oportunidad de tener un punto de vista privilegiado para comprender su mundo, sus circunstancias, sus preocupaciones y, en muchos casos , su sufrimiento.

Mi  trabajo como educadora , a través de la convivencia , me  ha permitido tener una visión de como  es su día a día,sabemos que es imprescindible ser capaz de  ponerse en el lugar del otro para poder comprenderle  y ayudarle, por eso quisiera, si me lo permitís,  poner esta experiencia  en  valor.

Comencé en el año 2002  en un hogar de la Asociación Nuevo Futuro, para menores privados de ambiente familar, y continué en Centros de la Red de Instituto Madrileño de la Familia y el Menor,ahora Agencia Madrileña de Atención Social,  donde sigo trabajando, compatibilizado con la práctica de la psicoterapia en mi consulta .

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­_______________________________________________________

Psicoterapia en la adolescencia

 

La fragilidad propia de éste período, hace más grande el peso de la estructura social que lo envuelve, por ello es imprescindible tenerlo en cuenta, hasta el punto en que puede afectar directamente en la valoración diagnóstica y las decisiones

La familia, la escuela, la sociedad y, por supuesto, nosotros desde nuestro papel profesional formamos parte, mejor o peor, de  canales que deben favorecer el crecimiento.

Éste es el gran reto del trabajo con adolescentes.

 

Como todo proceso de cambio, es un momento delicado y padecerán dificultades que pueden ir desde organizaciones mentales bastante saludables, a patología psiquiátrica,pasando por cuadros clínicos poco claros que requerirán de nuestro esfuerzo, atención profunda,  y,, sobre todo, modestia, la hora de  establecer un diagnóstico y  para encontrar la orientación terapéutica mas adecuada a cada caso .

 En este momento pueden aparecer síntomas, que son “pasajeros” debido, por un lado, a la sensibilidad específica a los factores ambientales y, también, al momento evolutivo en el que la personalidad va madurando a base de avances y retrocesos puesto que aún no está estructurada.

L@s menores residentes en centros tutelados se encuentran en una situación especialmente vulnerable, por las situaciones a las que en general han sido expuestos, por las circunstancias que les  ha tocado y les toca vivir.

 

La ayuda terapéutica en este momento de la vida ha de suponer una oferta de reconstrucción u organización, de esa ” vía” para  que se de esta transición natural.

De alguna forma tenemos que  ofrecerles  una estructura de espacio, tiempo y relación, en la que pueda darse el proceso de elaboración necesario, desencadenado por los cambios que implica de por si  la pubertad..

 

Hablaremos, en primer lugar, de la psicoterapia, cuándo, como y con qué matices, y en segundo lugar de otras posibilidades terapéuticas como tratamiento familiar, (cuando se puede contar con la participación  e implicación positiva  de alguna figura familiar), psicoterapia  grupal,   talleres,  apoyo educativo, intervenciones desde el trabajo social, medicación, etc.

 

Es imprescindible  pensar en cada caso que  intervención  será la más adecuada, nuestra oferta asistencial   se  centra en aquellos pacientes en los que la intervención principal será la psicoterapia individual y familiar.


 

 images (2)

 

LA PSICOTERAPIA POSIBLE

 

Centrando la discusión en nuestra función terapéutica en éste periodo: ¿Qué es lo que cura? ¿Qué es lo que ayuda? No nos detendremos en explicar conceptos teóricos, pero sí los tendremos  en cuenta, ya que dan soporte a las diferentes modalidades técnicas. En la medida que se abandona la infancia, se va ganando capacidad de introspección, de pensamiento abstracto y por tanto de un inicio de observación y de análisis de sí mismo.

Son estos púberes , que van adquiriendo capacidad de introspección, los que realmente pueden beneficiarse de una psicoterapia sustentada principalmente en la relación de observación de su mundo interno.

Es un trabajo fundamentalmente individual entre adolescente y terapeuta. Son terapias en las que la familia no interviene o muy poco y que tienen como objetivo potenciar los aspectos más adultos del adolescente y su autonomía, por ello se trata de pacientes con un cierto nivel de conciencia de conflicto interno y de sufrimiento, que tiene como consecuencia un interés en hablar, pensar, ser escuchados y escuchar.

 

¿Tiene algo de particular la psicoterapia en este momento?

Creemos que sí y por ello nombraremos algunas cuestiones que nos parecen significativas. Nuestro paciente aparece como un mosaico cambiante, tiene en diversos momentos,  edades diversas, su diálogo puede ser de lo más infantil a ser capaz de reflexiones, críticas , o pensamientos que ya aparecen como más propios de un  adulto..

 

A nivel técnico esto implica un rápido reconocimiento de lo más maduro para apuntalarlo, a la vez que no apartamos la mirada de aquello que coexiste menos evolucionado y que , probablemente, dará origen a algunos  síntomas. Implica también ser muy flexibles, a menudo sienten como una grave ofensa el   ser tratados como niños, “aquel terapeuta que me hizo dibujar”.

Por otro lado, en ocasiones, no queda otro remedio que usar técnicas de dibujo o juego si el paciente lo requiere. No resulta sencillo sabernos situar en el punto evolutivo en el que se encuentra, teniendo en cuenta que este puede sufrir variaciones, incluso en la misma sesión.

 

 

La/el psicoterapeuta que atiende a un/a adolescente ha de tener muy presente  que su aportación fundamental es apoyar el crecimiento  o evitar las distorsiones de éste. En la línea de lo que decíamos anteriormente, sería ofrecer ese “camino” por el que transcurrir de una etapa a la otra, que implica siempre ayudar a sobrellevar la incertidumbre, la inseguridad y la espera.

 

Nos parece pues  fundamental  el trabajo psicoterapéutico focalizado en el crecimiento y la autonomía .Con  todas las implicaciones emocionales que conlleva en cada caso e independientemente de la historia individual de cada persona,la problemática en relación al crecimiento estará impregnando todas sus vivencias.

Ayudarles en ese punto les ofrece una posibilidad de respiro.

La experiencia de ser entendido, de conectar con lo que vive en primer plano, a menudo ayuda a establecer una alianza terapéutica y, por lo tanto, a que pueda sentirse interesado en el diálogo psicoterapéutico, porque  lo siente conectado con sus vivencias más inminentes.

 images (2)

 

 

 

 

 

 

Ir a la barra de herramientas